Eureka. Diario de Gauss

Eureka. Diario de Gauss
Todo número es suma de tres números triangulares

viernes, 26 de febrero de 2016

Recuperando la memoria del IES Salvador Dalí

Desde 1988, hasta mi jubilación en 2014, mi  destino docente fue el Instituto Salvador Dalí de Madrid.

A partir del año 99 o 2000 el departamento de matemáticas venía manteniendo una página web de la que fui autor y mantenedor. Estaba ubicada, como la de tantos centros públicos de todo el país, en los servidores del PNTIC-ITE del Ministerio de Educación.  

Hasta que la CAM, decidió que las webs de "sus" centros no podían estar en sitios extraños (el MEC debía ser un sitio sospechoso). Curiosamente las que estaban ubicadas en servidores privados no tuvieron problemas. Tras la llegada de Wert al MECD desaparecieron de los servidores del INTEF todas las web de centros públicos españoles. Dilapidando, de paso, el esfuerzo, los materiales y las horas  de trabajo dedicadas durante unos cuantos años de miles de profesores voluntariosos luchadores por la implantación de las TIC en las aulas. Y a punto estuvieron de desaparecer también las páginas personales de  miles de profesores y profesoras.  (Ver el post La conjura de los necios). 

Durante un tiempo el material histórico de esa página estuvo colgado en la página oficial del IES Salvador Dalí en educa.madrid.org. Pero..., el nuevo director, erigido en webmaster justiciero, al estilo de los viejos señoritos andaluces de hace un siglo, ha decidido que eso no debía ser interesante. ¡Allá él y sus circunstancias!

En la última sesión de Entre maestros de la SMPM Emma Castelnuovo hablé de un premio de innovación que la CAM dio al Dpto de Matemáticas del Dalí, titulado: Más allá de la tiza y la pizarra. Materiales informáticos, audiovisuales y manipulables para el tratamiento de la diversidad en la ESO.

 Proyecto de innovación


He conseguido recuperar parte de los materiales de ese proyecto y otros del departamento y los he integrado en mi página web. Algunos materiales y algunas ideas no caducan. 

Al fin y al cabo, yo comparto más la filosofía de los viejos campesinos andaluces: ¡La tierra para el que la trabaja!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada